viernes, 6 de mayo de 2011

AQUÍ NO SE PLANTA NADA




La señorial y ciudadana Buenos Aires volvió a sonreírme con el guiño cómplice de quien en confianza abre las puertas al samaritano. Y la puerta abierta deja entrever al curioso la modernidad y el progreso de quienes luchan y se esfuerzan por un país mejor.

Pero todo es contradicción y el Río de la Plata se especializa en hacer pagar el precio del sacrificio a todos los que se acercan a cobijarse a la sombra del Obelisco; caminar sin cansarse, sacrificar la identidad y vender los sueños por el sendero de las miles de historias.

Aprendí de la gente que el ideal de vivir mejor demanda un alto precio; servir con calidad porque aquí no se planta nada…la riqueza está en hacerlo con calidad.

No hay comentarios:

DATOS PERSONALES

Mi foto
Paraguay
Catedrático de Postgrado, amante de las cosas sencillas, bohemio y con deseos de equivocarse