domingo, 7 de junio de 2009

SIENTO EN EL ALMA

La mañana presagiaba que algo significativo pasaría en mi vida. Jugaba la albirroja, los autos y casas lucían abanderados y la gente apresuraba sus pasos hacia no se dónde.

La clase fue normal y la faena supuso algo de maestría pero nada advertía lo que sucedería.

Mi cuerpo y mi mente le deben respeto por sus largas horas de servicio. Transitamos caminos y sentimos los vientos de los cuatro puntos cardinales en todos los medios posibles: avión, auto, tren y hasta en línea 11.

Estaba allí cuando lo necesitaba, era un símbolo y bandera, era mi segunda piel y no se si voy a poder reemplazarla ni con el mejor Oxford Burley inglés.

Lo siento en el alma, no tengo consuelo. Perdí mi campera UVM........

DATOS PERSONALES

Mi foto
Paraguay
Catedrático de Postgrado, amante de las cosas sencillas, bohemio y con deseos de equivocarse