martes, 24 de marzo de 2009

EL SUSPIRÓMETRO

Un connotado epistemólogo estadounidense Thomas Samuel Kuhn, palabras más, palabras menos, postula que en la revolución científica un paradigma antiguo es reemplazado, completamente o en parte, por otro nuevo e incompatible, o sea, oikyra´o chupe, o sea ho´uka chupe úle. Medio forzado arranca el posteo pero la situación lo amerita.

En sucesivas entregas desde hace más de un año, venimos desarrollando el recurrente tema de los sentimientos; el amor, desamor y su metáfora: las mariposas. Las hemos visto aletear, trancarse, estimularse, sacudirse y volar. Fuimos testigo de sus más excelsos ejemplos y cultoras Carmen y Lauri; le hemos dado fuerza y tecnología con las “Mariposas robóticas”.

La teoría ha tenido seguidores y detractores, despertado pasiones, encantos y desencantos; pero, como todas las cosas de la vida, la misma llega a un cruce de caminos. Surge así una nueva visión: EL SUSPIRÓMETRO.

Si algo te gusta, estimula. Si estimula crea sinapsis, deja una marca en el cerebro. Esa marca es avivada cuando se repite el estímulo en forma de perfume, foto, canción, evocación, escrito, imagen, etc. Cuál es la respuesta, el suspiro.

Sí,  parroquianos y parroquianas, los sentimientos se pueden medir con suspiros. También con mariposas, pero el suspiro llena los corazones con la brisa vivificante, nembovy´a en síntesis. No sé que dicen ustedes, dejo instalado el tema. 

lunes, 16 de marzo de 2009

¿NOS APLAZAMOS O NO?

Recibimos el latigazo inmisericorde en forma de epítetos, opiniones, acusaciones, chake, imaginables solo en un escenario tan complejo como el nuestro y en un sistema educativo que no se caracteriza por procesos reflexivos.

Tarde son los lamentos, ganamos, perdimos, igual nos divertimos. La pregunta es ¿nos aplazamos o no? Creo que la pregunta debiera ser ¿tenemos o no un proyecto profesional? Que dicen compañeros y compañeras......

DATOS PERSONALES

Mi foto
Paraguay
Catedrático de Postgrado, amante de las cosas sencillas, bohemio y con deseos de equivocarse